El futuro era esto

Nuestra generación está entrampada en el anhelo.  Desde pequeños nos han vendido el sueño de un futuro extraordinario, como si el destino fuera algo susceptible de ser controlado.  La profesión, la casa, la pareja, las mascotas, los premios, los hijos, un retrato funcional asumido como alcanzable… la vida perfecta solo era cuestión de tiempo. HoySigue leyendo “El futuro era esto”